Criminal macabreCriminal Macabre : un caso de Cal Mcdonald / Steve Niles, Ben Templesmith. — Norma, 2004

———————————————————————- 

!Más te vale que hagas una buena reseña de “criminal macabre”, que me gustó un montón. No hace falta que sea para ya, pero que no se te olvide. Jejejeje!

Estas escuetas frases, enviadas por mi amiga y compañera Vero, sirven para expresar de antemano que Criminal Macabre mola. Es más, ante tanta efusividad …¡la reseña casi sobra! Y es que el equipo Niles/Templesmith, que ya demostraron su buen y terrorífico hacer en la
trilogía iniciada con 30 días de Noche, nos conduce de nuevo por los senderos de los muertos de la mano de Cal McDonald,un detective amigo de las drogas, el alcohol y de algún que otro necrófago. Sus antecedentes lo han acostrumbrado a tratar con todo tipo de seres espectrales, aunque siente especial placer en masacrar vampiros.  

Ajenos a la cordura de los humanos, en  Los Angeles están sucediendo acontecimientos sorprendentes: Cal descubre que vampiros, licántropos y otras hierbas mantienen reuniones entre sí. Además su colega Merlock, espíritu necrófago que vive en las alcantarillas, le cuenta una historia extraña sobre vampiros que buscan refugio y alianzas. Tal organización es inusual entre los monstruos, que basan su comportamiento en la búsqueda de alimento, no de territorios. Una llamada telefónica y posterior asesinato de un viejo amigo desencadenará la evidencia de que la raza humana está condenada a la extinción en favor de la especie "freak". Comienza una trepidante carrera contra lo que parece inevitable.
 
Niles construye un argumento sólido y ágil, en el que mezcla una historia detectivesca a lo Philip Marlowe con la ficción más absoluta. Si se inspiró en el Constantine de Moore, no lo sé, pero recurro a las matemáticas de 2º de EGB para expresar que el resultado se conjuga en una unión más que correcta del diagrama de Venn.

Y qué decir de la calidad artística de Templesmith. Quienes hayáis gozado de 30 días de noche sabréis que su estilo es deliciosamente oscuro y en ocasiones grotesco. Son terroríficos sus engendros, que transmiten una inhumanidad que raya el miedo. Además, su capacidad de  envolvernos en esos ambientes insanos se muestra claramente a través de las escalas plomizas de grises, de un sepia que lejos de mostrar calidez transmite toxicidad y de un furioso rojo que mancha la retina de sangre.

Buscadlo en la Biblioteca Municipal, cibercomiqueros, porque Criminal Macabre os espera chorreando intriga y glóbulos rojos.

  
Fátima Elías
Cosecha roja
Anuncios