Superman 900Supermán la ha liado parda estos días por su intención de renunciar a la ciudadanía estadounidense como aparece en el número 900 de Action Cómics. Parte del partido republicano y los sectores más conservadores de Estados Unidos no han tardado en acusar a DC de alta traición pero lo cierto  es que lo narrado en la aventura de Supermán poco tiene que ver, como tantas veces, con lo argumentado por los políticos.

Todos sabemos que Supermán se convirtió a partir de la II Guerra Mundial en un icono que representaba los mejores valores de Norteamérica (fighting for truth, justice and the American way) y el gran defensor de su política exterior. Por lo tanto su intención de renunciar a la ciudadanía norteamericana ha sido utilizada por la derecha para calificar de “basura socialista” o de “falta de patriotismo y respeto”.

Para nosotros esta decisión del personaje tiene varias lecturas: desde la de responder al mundo globalizado y conectado en el que vivimos (eso incluye también vender más ejemplares) hasta el deterioro de la imagen exterior de Estados Unidos que viene arrastrando desde la guerra de Vietnam pero que se acentuó con la última guerra en Irak y Afganistán.  

Lo cierto es que en este número 900 Supermán viaja a Teherán para apoyar a las manifestaciones contra el régimen por lo que las autoridades iraníes lo toman como un ataque del propio gobierno norteamericano (bastante normal) de manera que el hombre de acero piensa que la mejor solución para no instaurar un nuevo conflicto es renunciar a la ciudadanía estadounidense. A partir de ahí que cada cual saque sus conclusiones.

Lo más interesante de esta historia es comprobar como un cómic ha llegado a calar tanto que puede llegar a agitar la vida política de la primera potencia. 

Anuncios