Cadaver exquisitoEs bien triste que no tenga tiempo de hacer reseñas porque las horas en la biblioteca municipal Sagrada Familia no dan para nada más, pero más penoso aún es que tarde mil años en criticar un tebeo porque … no tenemos novedades. La crisis ha afectado a mi real tesoro, los tebeos de la biblioteca. Esto empieza a no gustarme un pelo.
Menos mal que cuando llega Viñetas desde o Atlántico, desde el SMB siempre nos llega algún cariñito. Y entre esos mimos –que serán los que reseñe en las proximas semanas- está cadáver exquisito, de Penélope Bagieu.

Una vez, en cierta actividad de la Biblioteca Municipal Infantil y Juvenil,  creamos un poema con la técnica del  cadáver exquisito. Alguien inició un poema, dobló su verso y fue pasando el folio a cada uno de los componentes del grupo. El resultado fue tan sorprendente y fascinante que los jóvenes solicitaron realizar otro. Estuvimos cerca de una hora escribiendo poemas con este sugerente procedimiento. Pero no es el caso que nos plantea Bagieu pese al título del cómic: encadena los hechos hacia un final bastante curioso, lo que más me ha gustado del tebeo. 

No me adelantaré a los acontecimientos: la protagonista de la trama se llama Zoe,  tiene 22 años y trabaja como azafata de eventos, una ocupación  que no le agrada y que le revienta los pies, pero a la que no le hace ascos porque necesita un dinerillo. Su novio es un Petter Griffin cualquiera; peludo, tripón, pedorro y egoísta. Total, que Zoe no es nada feliz en su cotidianidad y se pregunta si en su vida le espera algo más que todo esto.  Pero Zoe no está exenta de defectos: sabe que sin estudios sus ambiciones se diluirán en sueños rotos. 

Thomas es un escritor que, aunque antaño tuvo éxito, ahora mismo está en mitad de un un bloqueo creativo y se alimenta de las óptimas reseñas  que la prensa tuvo para consigo en un pasado no muy lejano. Zoe encuentra a Thomas de una forma forzada pero en él descubre a un príncipe azul algo extravagante que vive en una torre de marfil, aislado de la sociedad.  La complicidad que se establece entre los dos hace pensar a la chica que quizá su vida salga del callejón sin salida. Sin embargo una telaraña sombría se mece sobre el escritor, en la que se tejen secretos, mentiras y novelas por vender.  

El dibujo es naif, mas elaborado. Los tonos pastel que ocupan las inexistentes viñetas en blanco compactan el tebeo en toda su extensión, y el conjunto resulta sosegado, muy agradable visualmente. 

Así que ahora que llega el otoño, mantita –los snobs le llaman plaid– y música a poco volumen  para disfrutar de esta lectura que juega a los clichés pero que nos deja con la ceja levantada.

Cadáver exquisito / Penélope Bagieu.— Barcelona : Norma, 2011. — 124 p. : principalmente il. col. ; 25 cm. — ISBN 978-84-679-0510-6.

Anuncios