Dave McKean vuelve a pasearse por diferentes mundos para marcarse una propuesta de esas que impresionan. Después de juguetear con todo lo oscuro posible desde su adaptación de Batman en Arkham Asylum  o su obra Cages, sacarse de la manga las portadas del archiconocido The Sandman y otros elementos ajenos al cómic como portadas de discos para grupos como Kreator, Slayer, Testament, My Dying Bride… Pues McKean presta ahora atención a un género escondido, casi olvidado: el cómic erótico.

En Celluloid no hay diálogos, no hay más lenguaje que el visual, y el viaje que nos propone es un viaje onírico, erótico y sexual. Así de simple. Visualmente alucinante y con una línea de dibujo que puede definirse como metafórico, Mckean relata una fantasía sexual casi épica, de una mujer que se presenta en el cómic con una vida más que desenfocada, trazada en líneas vagas, insinuada. Las líneas, las formas y los dibujos se van haciendo forma concreta mientras ella indaga en su propia fantasía, creando un universo claro, conciso, lleno de imágenes que mezclan placer, lujuria, tabúes educativos sobrepasados…

Una historia de ida y vuelta que no por no tener palabras carece de argumento. Ya es hora de que se pare alguien a dibujar sobre lo erótico, lo sexual, lo desviado,  y lo transforme en un viaje a lo más profundo de la mente. Y Dave McKean, simplemente, se luce con Celluloid.

Celluloid / Dave McKean.— Barcelona: Norma, 2010. — 230 p. : principalmente il. col. ; 24 cm. — ISBN 978-84-679-0316-4.                                                                                                                                                                                                     

Anuncios