Una de las cosas que pensé caminando entre las ruinas rescatadas de Numancia, encima de un cerro sobre la estepa soriana, es que el tebeo español no explotaba una época que podría ser apabullante desde el punto de vista gráfico como es el caso de la historia de los pueblos prerromanos en la península.  Siempre creí que mitos, luchas, leyendas, historia, ruinas, asociadas a un paisaje, a unas ciudades, que nos son familiares podrían tener la suficiente fuerza evocadora como para dar lugar a multitud de cómics o incluso series.

Lejos de ello parece que nuestros historietistas, dejando a un lado encargos institucionales, no quieren asociarse a un pasado que trasladado al tebeo podría dar mucho juego. Supongo que nuestra historia reciente unida al  marcadísimo esnobismo español ha tenido mucho que ver.

Afortunadamente,  Moratha (dibujante) y  Lorién Majarena (guionista) irrumpen en este panorama lanzando Thurrakos el celtíbero, un tebeo con las aventuras de un joven guerrero en la Hispania Citerior en el proceso de conquista romana. En las 80 páginas a todo color podremos encontrar aventuras, traiciones y romance con un dibujo con más tendencia al trazado infantil de lo que me hubiera gustado pero que no deja de ser atractivo.

Pero si algo merece la pena destacar en Thurrakos es su excepcional documentación que ha llevado a sus autores a una magnífica representación de paisaje, de las costumbres y ritos, de las armas y las formas de las batallas. Las ciudades y sus elementos arquitectónicos y funcionales están muy logrados y reflejan que Moratha y  Lorién Majarena se han pateado muchos asentamientos celtíberos y que conocen bien la estructura de arévacos, pelendones, belos, titos…

En definitiva una aventura inventada sobre un fondo histórico muy real.  Si tenéis interés en este cómic, además de las librerías, podéis conseguirlo en Olé tus libros. Y espero que pronto en las bibliotecas municipales de A Coruña

Información y contacto

Anuncios