Furari cover+.inddEsta semana quiero presentaros
Furari, una de las últimas creaciones del maestro Jiro Taniguchi.

La historia está basada en la vida de Tadataka Inô, un cartógrafo japonés del siglo XVIII, quien confeccionó el primer mapa preciso de Japón tras 17 años de trabajo (!!!)

El protagonista tiene una peculiar debilidad, caminar. Pero a pesar del título del libro (Furari significa vagar sin rumbo en japonés) sus largos paseos tienen un propósito muy concreto: contar los pasos que va dando para poder establecer medidas entre distintos puntos.

Ino es un hombre afable, mundano y soñador y a pesar de estar jubilado conserva un corazón inquieto y una curiosidad insaciable. Allá donde mira encuentra algo digno de atención, ya sea una tortuga, un paisaje o la belleza de las estrellas. Es un hombre de gustos sencillos, la buena comida, la naturaleza, el contacto con los animales… su inagotable capacidad de asombro le lleva a detenerse y apreciar cosas sencillas y a la vez tan grandiosas como el vuelo de una luciérnaga. A su lado está su mujer, una comprensiva compañera de viaje, quien le sigue en la aventura de cartografiar el país.

 Está ambientada en el entorno rural y a través de sus paseos vamos conociendo a la gente que habita y trabaja en las tierras por donde pasa y los platos típicos de cada lugar. También, gracias a las notas del traductor, conocemos la vida y costumbres de Edo, antiguo nombre que se le daba a la ciudad de Tokio.

Nos recuerda a otra maravilla de Taniguchi, El caminante, por el gusto por las cosas sencillas, el placer de pasear, la buena comida, los animales… 

Fiel a su estilo de dibujo impecable, que mezcla el tradicional estilo japonés con la clara línea francesa y una extrema sensibilidad narrativa, nos deleita, además, con frases tan maravillosas como esta: Me pregunto qué es la libertad. ¿Será que no sabemos qué hacer cuando nos dicen que hagamos lo que nos dé la gana?

Anuncios