walsh liniers

El 2 de Abril se celebra el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil y quiero aprovechar esta fiesta libresca para incluir en la celebración a nuestros amados tebeos y destacar una vez más las maravillas del noveno arte para los más pequeños.

No es la primera vez que en Fancómic hablamos de los cómics para niños (ni será la última!). Cada día constatamos la escasa variedad disponible en los cómics infantiles, pero al mismo tiempo comprobamos la calidad de los ejemplares que se incluyen en nuestros fondos y la gran importancia de este tipo de lectura para la iniciación lectora.

Por este motivo a continuación ofrecemos un somero acercamiento a los privilegios del cómic para fomentar la lectura desde las primeras edades.

  • El cómic, por su propia naturaleza, es un fantástico elemento motivador. La lectura de cómic es algo natural en los niños, ya que comienzan a leer viendo solamente las imágenes, del mismo modo que empiezan a dibujar antes que a escribir.

  • Los cómics fomentan la creatividad y la expresión plástica y artística, enriquecen el vocabulario y la redacción, mejoran la comunicación y estimulan el desarrollo del pensamiento lógico.

  • Es un suculento recurso de ocio, además de un eficaz recurso educativo en las aulas. El atractivo uso de las viñetas permite un acercamiento más accesible al conocimiento, aproxima a los niños tanto a acontecimientos reales, (históricos o de actualidad), como a historias de ficción o fantasía. Además de ser un fantástico vehículo de adaptaciones literarias para niños. liniers

  • Los cómics son una de las mejores vías para que el niño se inicie en el hábito lector ya que las historietas tienen el encanto de ser historias más cortas, argumentos más simples, que poseen un gran potencial comunicativo.

  • Enriquecen la capacidad simbólica del lenguaje al hacer visual parte del mensaje: el bocadillo en sus diferentes variantes representa un diálogo, un grito, un pensamiento, un susurro… una bombilla representa una idea, etc.

  • Las historietas para los más pequeños (a partir de 3 años) se componen únicamente de imágenes. La ausencia de texto permite jugar a contar la historia, fomentando el encuentro del niño con el adulto mientras se desarrolla la creatividad y lenguaje.

  • Por todo esto (y mucho más) supone un estupendo apoyo y complemento al proceso de iniciación en la literatura infantil y al aprendizaje del hábito lector.

  • Recordad que para acertar es importante llevar a cabo una buena selección teniendo en cuenta la edad y el contenido. Y no os olvidéis que los/las bibliotecarios/as estamos a vuestra disposición. Acudid a nosotros para asesoraros!

Anuncios