Como os prometimos anteriormente, os dejamos con algunas imágenes de la muestra del Mes Mudo; que podréis visitar y disfrutar hasta finales de Marzo:

Y una pequeña reseña de algunas de las obras que os vais a encontrar:

La Ciudad;  Frans Masereel

Esta obra de 1925, y completamente actual, se nos presentan una serie de escenas cotidianas de la vida de una ciudad. Las múltiples facetas, a viñeta por página, de una gran urbe apátrida. La fachada ostentosa y burguesa frente a la cara más cruel de una sociedad separada por bienes materiales. Un relato desolador sobre la lucha de clases, realizado primigeniamente con grabados en madera, considerado por Will Eisner como una obra maestra. Imprescindible.

Pudridero; Johnny Ryan

Pudridero es un patadón en la boca que dura 240 páginas. Es un combate de lucha libre eterno que recuerda a los enfrentamientos entre Hulk Hogan y El último guerrero. Una genial ida de olla en llena de personajes molones. Un desfile de ciborgs, mutantes, ciborgs mutantes, nazis, ciborgs mutantes nazis, dinosaurios y desierto no apto para cardíacos. Mad Max meets Doctor Who!!

Gon; Masashi Tanaka

Bien sea en los tebeos o peleando en la saga de videojuegos Tekken, si algo caracteriza a este pequeño dinosaurio es su humor. Su humor y que es un pequeño cabroncete que, además de haber sobrevivido a la extinción del resto de los de su especie, le encanta chinchar todos los animales que se cruzan en su camino. Desternillantes historias en un manga con una ilustraciones muy cuidadas y llenas de detalles.

BUH; Andy Runton

Un excelente cómic para los más peques con una apuesta bastante arriesgada: Sin palabras y en blanco y negro. Esto os puede echar para atrás, pero una vez que conozcáis a Owly (Buh en su traducción al castellano) os enamoraréis de él perdidamente. Sus números arrasan; más de 200000 ejemplares vendidos y varios premios Harvey e Ignatz y de sus historias engancha la sencillez narrativa, la sensibilidad y el tú a tú. Sencillamente genial.

El número 73304-23-4153-6-96-8; Thomas Ott

Impresionante historia fantástica con un final maestro que nos hace recordar, por momentos, al gran Poe. Un viaje siniestro por la psique humana en la que la secuenciación numérica 73304-23-4153-6-96-8, se convierte en obsesión y destino de quién se cruce en su camino. Un tebeo experimental para experimentar. De lo mejores cómics sin palabras que he “leído”.

Cuento de Arena; Jim Henson

Muy pocas palabras han bastado para llevar al cómic la pelicula experimental que Jim Henson nunca llegó a rodar. Una novela gráfica visualmente rompedora y potente que ha valido para que Ramón K. Pérez ganase los Eisner a mejor obra, mejor artista y mejor diseño en 2012. Un hat-trick que no dejará indiferente a nadie.

Emigrantes; Shaun Tan

Una maravilla visual que actúa como homenaje a todos aquellos que han dejado su país natal para emprender el más duro de los viajes, el de la emigración. Una novela gráfica en la que la falta de texto acentúa aún más la soledad de aquel que tuvo que dejarlo todo para encontrar la nada. Onírica, mágica, original y triste como la realidad a la que se siguen enfrentando tantos miles de personas.

Frank; Jim Woodring

“Es una creación tan extraña que no sé por dónde empezar a describirla”… así empieza el prólogo, escrito por Francis Ford Coppola, de Frank. Un obra que parece un poco infantil a simple vista pero que es una revolución visual y artística una vez que entramos en materia. Heredera del mejor underground americano te provocará las mismas pesadillas que las que experimenta el gato protagonista.

Coco el cocodrilo; Ankh

Los primeros lectores de cómics comienzan a tener poco a poco sus primeras historias gracias a apuestas editoriales como las de Bang. Uno de sus tebeos estrella es el de Coco, un cocodrilo con poderes al que nada se le resiste y que esta llamado a convertirse en el gran amigo de cualquier lector de 3 a 6 años. Una historia imaginativa, divertida y genial para que lo lean solos o con amigos.

Aventuras de un oficinista japonés; José Domingo

Nunca una vuelta a casa ha sido tan difícil. Este administrativo nipón, en un derroche imaginativo y cabronazo por parte del autor, se tendrá que enfrentar a brujas, extraterrestres, muertos vivientes, sectas satánicas,… entre infinidad de personajes cada vez más pintorescos. Tremendamente divertida y novedosa, es de lo mejor que han hecho nuestros dibujantes.

Anuncios