Pues ya estamos otra vez aquí!!!

Y no hay mejor manera de empezar una nueva etapa del CLC que “renaciendo” con el Daredevil de Frank Miller. Si, ya sabemos que hemos hablado del bueno, o del tarado, de Miller (según que etapa leáis) en otra ocasión; concretamente en la reseña de su magnífico año uno, pero no podíamos dejar pasar la oportunidad de leer una de las obras que redefinió el concepto del cómic de superhéroes. Y de qué manera!!!.

Pero antes de entrar en materia, pongámonos en antecedentes:

Allá por el año 1979 “El hombre sin miedo” había pasado a ser una publicación bimensual. O lo que es lo mismo, estaba a punto de ser cancelada. El personaje no acababa de encontrar su sitio en Marvel. Sus andanzas parecían centrarse más en sus escarceos amorosos que en sus habilidades contra el crimen provocando una retahíla de historias trilladas sin el más mínimo interés. Poco a poco DD se fue convirtiendo en un “clon” maduro de Spiderman. Pero un clon sin el carisma, el enganche y la fuerza del hombre araña.

Después de llamar insistentemente a las puertas de la editorial, un veinteañero Frank Miller irrumpe por primera vez en Marvel. Sin un cometido claro lo invitaron a ilustrar los guiones de Roger McKenzie para Daredevil. No se trataba de que el nuevo equipo narrativo rescatase al “Diablo Rojo” sino de ver el potencial del joven Miller. A partir de ahí el autor de Sin City empezó a cambiar la serie de tal manera que pronto se hizo dueño de los lápices y del guión confiriendo al personaje la entidad necesaria para que la serie fuera un éxito de ventas y público por mucho tiempo. Una etapa dorada del personaje que muchos consideran la mejor de su carrera; pero lo mejor estaba por llegar.

Como si de una deuda pendiente se tratase (después de ser DD el que le abrió las puertas al cómic mainstream) y sabiendo que aún le quedaba una historia por contar, Frank decidió regalarle al personaje una nueva vida, decidió hacerlo renacer. Así en este Born Again nos enfrentamos a un tebeo que desafía las leyes por las que se rigen los cómics de superhéroes ya que el enemigo a batir no es el enmascarado en sí, sino su alter ego – Matt Murdock. Sabiendo que estamos ante un tebeo de proporciones bíblicas, Mazzuchelli y Miller coronan a Matt Murdock como un nuevo Mesías y entremezclando elementos pertenecientes a las sagradas escrituras comienzan a deconstruir su figura llevándolo hasta el borde de la locura. Cuando ya no queda nada de hombre, cuando ya no queda nada de héroe, es cuando descubrimos que… “un hombre sin esperanza es un hombre sin miedo” y solo ahí es cuando Murdock… traicionado, sin trabajo, sin amigos y en un estado físico deplorable puede volver a convertirse en héroe.

No tenemos porque hablar ni del impresionante trabajo gráfico de Mazucchelli ni de la repercusión de este tebeo para con el personaje. Solo decirte que: Si quieres leer una trama en donde la novela negra se pone unas mallas para transgredir cualquier género conocido, si quieres disfrutar de una historia que te da sopapos (de genialidad, emoción y originalidad) a cada página que pasas, si quieres leer SOLO una obra de Daredevil… lee BORN AGAIN. No te defraudará

Anuncios