barrio_lejanoEste miércoles hemos comentado esta maravilla en el Club de Cómics. Para que no se os haga tan larga la espera de una nueva reseña, reposteamos la que hace casi 10 años hizo nuestra compañera Fátima. Que la disfrutéis.

Barrio Lejano / de Jiro Taniguchi. — Ponent Mon, 2003. — 200 p., b. y n. rústica.

Si bien es cierto que me confieso una apasionada del manga y el anime, y disfruto como una posesa de títulos como “ La espada del inmortal” , “ Dragon Head” o “ Santuario”, de cuando en vez tengo que pararme, sacarme el sombrero, respirar profundamente y releer las viñetas que se dibujan ante mis ojos como los pájaros de espuma que pinta un  mar con manos de agua. Es lo que me ha sucedido con “Barrio Lejano”, la joya  que el maestro Jiro TANIGUCHI ha tallado a  golpe de papel.

La historia en cuestión narra las odisea de Nakahara Hiroshi , un hombre maduro de 48 años que, a pesar de estar casado  y ser padre de dos muchachas que le recriminan su desatención, vive solamente para el trabajo. Pero todo cambia cuando a la hora de un aparentemente rutinario viaje de negocios, donde Hiroshi se ve obligado a realizar una parada en su lugar de nacimiento, que tanto rechazo le causa. Al poder disfrutar de algunas horas muertas  antes de poder retomar su viaje, decide ir a volcar sus recuerdos en la tumba de su madre, que no ha visitado en varios años. Pero un extraño caos se adueña de la mente del protagonista y cuando los ojos de Hiroshi se abren tras un atemporal instante de aturdimiento, comienza su extraño viaje en el que regresa a  los catorce años; una rígida mente adulta atrapada en el cuerpo del adolescente que fue.

El trasfondo de la historia es obviamente mucho más denso. Taniguchi nos aclimata, junto con su protagonista, a través de esta espiral que nos devuelve a los años que Hiroshi quiso olvidar. A él, conocer su pasado no le resulta un beneficio. A nosotros, secretos voyeurs de la historia, se nos permite conocer que el padre de Hiroshi dejó la residencia de la familia para desaparecer sin rastro al final del crucial verano de los catorce.  Las razones de su marcha siguen siendo un misterio para el hombre-adolescente que ve en esta situación un intento desesperado para recuperar a su padre.

Taniguchi nos implica en una búsqueda de la verdad durante la cual Hiroshi descubrirá el pasado de su familia y las complejas razones de su llegada al mundo. Pero sacar a la luz las memorias a veces difíciles de la familia implica una entrega del héroe, apasionamiento que resulta confuso para él mismo, porque Hiroshi ya no tiene corazón ni alma de niño. Las consecuencias de la trama serán importantes y agrietarán los cimientos sobre los que ha construido su vida. Pero sin revelar el final de la historia,  adelantaré lo ya sabido, que en Hiroshi se producirá un trascendental cambio mientras va transcurriendo su cotidiana aventura.

Si alguno tiene una sola duda de por qué TANIGUCHI  ha ganado de Alph’Art del mejor guión en el  festival internacional de Banda Diseñada de Angoulême (Francia)  del  2003 por el primer volumen de este manga que cuenta solamente dos tomos, o el premio a la mejor obra concedido en el Salón del Cómic de Barcelona 2004, le invito a pasar por la biblioteca muncipal para descubrir la sensación de serenidad zen que destila el arte de este exquisito autor.

Fátima Elías Busto,
Bibliotecaria de la Biblioteca Municipal Infantil y Juvenil 
Anuncios