Dave McKean
Dave McKean_ Celluloid

Cuando leí esta novela gráfica, que llegó  a mis manos mediante el  “Crossover”  que mantenemos en la BM Sagrada Familia con la Biblioteca Municipal de Castrillón, también la catalogué como “erótica”, como reza el título. Pero uno de los  vigilantes de seguridad,  aficionado al cómic, me preguntó con las cejas en el techo que “si había visto por dentro el tebeo que estaba en la columna”. Está claro que lo que es erótico para una persona puede ser pornográfico para otra.

La trama del cómic es simple; una mujer decepcionada porque su novio trabaja esa noche, se dispone a pasar la velada sola. Cuando entra en su habitación, la espera un proyector con una película casera, rayada y lo suficientemente maltrecha como para que se derrita al finalizar el visionado. Es entonces cuando, en lugar del punto de luz que reconozco tras tantas tardes de cinexin, aparece una puerta. La     mujer, que se ha masturbado mientras era una simple espectadora de las escenas, la atraviesa para aparecer en un mundo onírico que los seguidores de McKean reconocemos a la perfección. A medida que va atravesando puertas la mujer se desnuda del dibujo para convertirse en una fotografía que culmina en un orgasmo atronador, y cuando se cierran las tapas del tebeo el parco argumento se disculpa con un  “vaya, se ha dicho poco pero se ha ilustrado muy bien”.

Celluloid es una novela gráfica realizada con la técnica mixta del mejor McKean. Las ilustraciones son impresionantes y el simbolismo que nos lleva al clímax muy organizado, pero la historia me dejó tibia. Con  franqueza, me parecía estar más ante un cuaderno de bocetos de                                                               McKean como los que disfrutamos en Viñetas hace seis años (¡ya!)  que ante una novela gráfica.

Pero es McKean. Aunque a mi parecer en este tebeo pueda flojear un poco, qué diablos, el tipo siempre es brillante.

Nivel de molaridad: 6,5

Anuncios