En Bergen compré una jarra de cerveza con Trolls. Y en Lillehammer un salvamanteles y un libro de cuentos. Porque los trolls y los vikingos están en las tiendas de recuerdos, pero también en la cotidianía de la buena gente noruega. Si los campos sembrados aparecen pisoteados, es que ha pasado un troll. Si a un niñito escandinavo le sale una caries, es que se ha instalado en su muela un pequeño troll de los dientes.  Eso de la navaja de Ockham y de pensar en renos o necrosis no va con ellos. Ni conmigo. Por eso me prendé del cuento popular nórdico del que se dispara esta historia de príncipes, trolls , princesas y maldiciones contada al más puro estilo de Hora de Aventuras.

El argumento

El Mulero es el hijo más pequeño del rey. Sus seis hermanos mayores se fueron a buscar otras tantas princesas, pero el Mulero se vio obligado a quedarse con su padre. Cuando un troll los convierte en piedra, es el benjamín quien debe ir a salvar a la prole real y es aquí cuando comienza la peripecia en viñetas, que se desarrolla de un modo  peculiar en unas mazmorras repletas de cráneos parlanchines.

La Ilustración

Torseter utiliza los globos de texto,  con lo que el conjunto gana en claridad para que los niños de 9 años puedan seguir la historia con precisión. Los personajes principales , como el Mulero y la Princesa, están ilustrados con un carácter marcadamente minimalista, con líneas de lápiz simple, casi naif. Aunque la princesa va toda mona y como deben vestir las princesas: con botas moteras . Por el contrario y para contrastar con los protagonistas, el entorno es exultante y está en constante cambio .  Así, la flora, los jardines y los diseños de los interiores  resultan tan mágicos como el cuento de hadas que se nos está contando. Además Torseter utiliza la técnica del collage para adornar las estancias del Troll y para resaltar las líneas divisorias que separan las viñetas, lo que crea un juego de profundidad que invita a lanzarse al abismo que hay detrás del libro.

La edición

Descubrí mi cuento favorito, “El Pato y la Muerte”, porque la editorial Bárbara Fiore tuvo a bien publicarlo. Porque Bárbara Fiore sólo edita exquisiteces y lo hace con mimo extremo. Así que la cubierta de EL MULERO ya indica lo que vamos a encontar dentro: LA ALEGRÍA CONTENIDA.  

El MULERO es un libro para regalar y que te lo regalen. Pero entre tanto, podéis leerlo en la Biblioteca Municipal.

Índice de Molaridad: un 10.

Anuncios