Un matrimonio que resuelve casos paranormales.  Aliados  sobrenaturales  ( unas gemelas atómicas, una mujer fantasmal pero muy tangible y un robot con el cerebro de Jules Verne). Sumamos Area 51, Poe, una pequeña ración de cementerios, criptas y bunkers. Todo pintaba fabuloso, porque Niles guionizó  “30 días de noche” y “Criminal Macabre”, que me encantaron,  y   Fiona Staples es la mente preclara que ilustró “Saga”.

Pues qué decepcionante ha resultado el tebeo.  Tienen más chicha las aventuras detectivescas de Jerónimo Stilton que el argumento de este cómic.

Vamos con los protagonistas moñas del pastiche: el matrimonio Mystery .  Nick es un tipo moderno , enfundado en su aire chupimotero de última actualización encontrada. Anastasia es una mujer así como del penthouse, con un look muy  apañado de esos que todas llevamos por casa en cualquier ocasión porque te sirve tanto para hablar por teléfono, para darle unas piñas a un muerto, para bajar a comprar el pan o para ir a un cóctel.  A la parejita cuchicuchi , remedo empalagoso de Gómez y Morticia, se le suma “Calavera Secreta” , una muerta encuerada que se dedica a tareas detectivescas, un robot culón y muy cortés con el cerebro de Jules Verme y dos niñas  con poderes sobrehumanos.   La aventura principal  se sustenta precisamente en el rescate de estas gemelas , que están secuestradas en el Area 51. Y la trama secundaria versa en que han robado el cráneo de Poe. Bien, hace poco robaron la calavera del gran Murnau y todos sus fieles estuvimos disgustados y elucubrando acerca del por qué de ese agravio al desafortunado director. La de oportunidades que daría tirar de una madeja así teniendo estos personajes secundarios geniales, pensaba mientras contemplaba el descalabre villanil, pero para qué centrarnos en ellos , ¿verdad, señor Niles? , si podemos contentarnos con un argumento principal plano y mediocre . Los malos, a la altura del guión: unos lerdos.

El tebeo aprueba raspado gracias al trabajo de Staples. En “Mystery” ya demuestra que es una ilustradora excepcional y disfruté de  su trabajo , más sombrío , alejado aún  de la explosión de colores vibrantes,  sensibilidad y energía que  genera en “Saga”.

 En resumen: Mystery Society, el cómic que debería ser una gran traca pero que se queda en un petardo al que le falta Bat Pat.

Nivel de Molaridad: 5 de 10 .

Anuncios