Dejamos a un lado el cómic europeo para centrarnos de lleno en el Underground Americano con una de las autoras que, junto con Kelly Sue deconnick, demuestra el buen estado de forma y la calidad de los tebeos hechos por mujeres en los EEUU. Un valor seguro en un mercado que se está abriendo, cada vez más, a otro tipo de público, explorando nuevos contenidos, nuevas formas de narrar más maduras e, incluso si cabe, más intimistas. Y eso es justo con lo que nos encontramos en Fun Home: una historia superíntima con grandes dosis de amargura, un guión exhibicionista, exquisitamente escrito, y un dibujo que pone a prueba la atención del lector gracias a la multitud de juegos y guiños que tiene con el texto. Magia a cada página. Estáis preparadxs con lo que va a venir?, si?. Pues vamos allá!!!!

Antes de comenzar la sesión lxs integrantes del club tuvieron un pequeño detalle con nuestro compañero Antonio que se incorporaba al trabajo después del permiso de paternidad. Tras una sonrisa tan enorme como el peluche que le regalaron, comenzamos hojear/ojear los libros recomendados. En la selección nos centramos sobre todo en cómic underground (Catálogo de novedades Acme, Agujero negro), algunos de ellos de carácter intimista (Blankets) y/o de búsqueda de propia identidad (Nunca me has gustado, Ghost World), hasta llegar a Unos bollos de cuidado; el único cómic que teníamos de la autora. De entre todo lo presentado, llamó la atención Heavy 1986 de Miguel B. Nuñez que explora el Madrid de los 80 a través de un grupo de aficionados a ese estilo de música. Un viaje iniciático por el mundo de la música, el sexo, las drogas y la España postdictadura. Pero sin duda la obra que más dió para comentar, a parte de la propia Fun Home, fue El Thor de Walter Simonson. Si bien no es ni cómic Underground ni de carácter intimista, este tebeo de superhéroes si que comparte, con la obra de Alison Bechdel, un sentimiento muy humano: La frustración. Si bien Thor se enfrenta a frustación de manera compulsiva buscando en el combate las respuestas que le faltan, Alison Bechdel lo hace a través de la introspección, de la literatura y sobre todo con la empatía; tratando de comprender a su familia para saber quién es realmente.

La presentación de Thor dió lugar a hablar de otros cómics de superhéroes y también del panorama comiquil americano. Sin saber muy bien como estábamos comentando el tebeazo de Moore, La liga de los hombres extraordinarios, desde los inicios como obra autoconclusiva a la expansión del cómic a través de diferentes épocas del S. XIX hasta nuestros días. Profundizando en la obra de Moore, un miembro del club dijo que échaba en falta este tipo de cómics en la sesión y nosotros les animamos a que nos trajesen propuestas de cómics que deseaban leer y les propusimos releer algún que otro cómic que ya habíamos comentado en pasadas ediciones. Con la propuesta en firme de pasarles un extenso listado con los cómics que hemos leído en estos 6 años de andadura, comentamos, muy por encima, algunas de las obras que más nos habían gustado, desde Los combates cotidianos a Daredevil Born Again pasando por Maus.

Llegados a este punto, nos pusimos en serio con Fun Home y destacamos, desde el primer momento, la gran presencia de obras, autores y personajes de libros que aparecen escondidos a simple vista en la novela. Un libro en una estantería, una imagen que evoca el punto álgido de una novela, unas páginas que alguien está leyendo, las recomendaciones de títulos entre diferentes personajes… toda la obra es un homenaje a la literatura. Así, Anna Karenina de Tolstoi, El desnudo de Kenneth Clark, Las piedras de Venecia de Buskin, En busca del tiempo perdido de Camus, El gran Gatsby de Fitzgerald… deambulan por las viñetas evocando situaciones y sugiriendo tramas para desengranar de una manera más completa la vida de Alison Bechdel.

Y es que en en la composición de página es casi tan importante lo que se cuenta como lo que no. Alison nos ofrece, durante todas ellas, juegos asociativos imagen-texto para poner retos al lector demostrando, de esta manera, una gran habilidad intelecto-cultural que está presente también en la calidad de la narración. Con estos juegos también pretende elegir el tipo de lector de sus novelas; un lector culto y versado en el mundo de los cómics. Con estos razonamientos sobre la mesa consideramos que este es un tebeo necesario para lectores que queremos algo más, ya no solo por la calidad narrativa y el reto que supone leer una obra con tantos matices, sino por la calidad humana e introspectiva que nos ofrece en la misma.

Estas disertaciones nos llevaron a preguntarnos el porqué de esa obsesión por la narrativo visual y descubrimos que tras la frustración de Alison predomina el perfeccionismo intelectual frente al caos emocional. De ahí extrapolamos el inicio de sus relaciones amorosas, que según nos cuenta empezaron siendo puramente intelectuales, y el descubrimiento de una sexualidad más catárquica que emocional.

Terminamos la sesión hablando de Ralf König  y recomendando algunas de sus obras: El condón asesino, Lisístrata, Arquetipo

Anuncios