Ed Brubaker es uno de los escritores más populares en la actualidad, no solo del mundo del cómic, sino también del audiovisual al ser él escritor principal de Westworld, uno de los últimos éxitos de HBO. El escritor que, por un lado, comenzó a llamar la atención con sus trabajos dentro de las grandes editoriales, Marvel y DC, como Gotham Central (junto a Greg Rucka), Capitán América, El Inmortal Puño de Hierro (junto a Matt Fraction) o Daredevil, siempre destacó más en sus obras de creación propia como Sleeper, La Escena del Crimen, Incognito, su antología Criminal o el drama noir lovecraftiano Fatale, siempre ha sido un escritor con el género negro como principal fetiche y ambiente en el que ha desarrollado la totalidad de sus obras. Sin embargo, con su nueva obra para Image Comics, Kill or Be Killed, el escritor decide afrontar un nuevo reto.

En este caso, Brubaker se aleja de su zona de confort, el género negro, y ofrece un thriller psicológico donde Dylan, un estudiante universitario, sumido en una profunda depresión por no poder estar sentimentalmente con su mejor amiga, Kira, decide ponerle fin a su sufrimiento al quitarse la vida tirándose desde la azotea de su edificio. Sin embargo, sorprendentemente sobrevive a la caída y decide que tiene ganas de vivir. Sin embargo, esa noche Dylan es acosado por un demonio, el cual afirma que ha sido él quien le ha salvado la vida pero a cambio tendrá que devolverle el favor matando a otras personas o si no le garantiza que lo destruirá él mismo de forma horripilante. Desconocedor de si ha sido una alucinación o no, Dylan, al cual al paso de los días comienza a enfermar, no le quedará otra que considerar cumplir con su parte del trato… Una historia verdaderamente cruda donde el guionista de Maryland demuestra su maestría a la hora de profundizar en los personajes y sus motivaciones así como el desarrollar escenas de tensión y que han hecho que este cómic fuese nominado a los Premios Eisner del año 2017.

Al dibujo está el principal colaborador artístico de Brubaker, Sean Phillips, el cual le ha acompañado en la gran mayoría de sus obras de autor (siendo las excepciones La Escena del Crimen con dibujo de Michael Lark y la serie de espionaje Velvet junto a Steve Epting) y ha sabido darle a esta obra el tono sórdido que le hacía falta y que ya demostró en anteriores obras como Fatale o Marvel Zombies junto a Robert Kirkman. Al color esta la habitual colaboradora de Phillips, Elizabeth Breitweiser.

En nuestro país, la edición de esta serie recopila los seis primeros números en un tomo de tapa dura del sello Evolution de Panini Comics (que recopila todo lo que no sea de Marvel). Es una edición verdaderamente a la altura de la obra aunque se echan en falta los artículos que diversos escritores y críticos realizan sobre diferentes películas, libros… que vienen siendo habituales en los cómics de Brubaker y que Panini iba recopilando y traduciendo pero que en el caso de Kill or Be Killed brillan por su ausencia.

Concluyendo, Kill or Be Killed es una de las obras más interesantes de los dos últimos años del panorama del cómic norteamericano y es un motivo de alegría que con su despegue creativo en el audiovisual USA, Brubaker no haya dejado de lado este medio y pueda seguir deleitando al público con grandes historias como es el caso actual.

Anuncios