Primera sesión del Club de este curso, y primera vez que hablamos de un cómic de Gaiman. Bueno, más bien de una adaptación de una obra del gran Neil. Aunque se trate de una adaptación, conserva el espíritu del autor y entronca con algunos de los personajes y situaciones que aparecen en la que, sin duda, es su gran obra: The Sandman. Una novela gráfica estilísticamente deliciosa que por motivos de tiempo no podemos tratar en el club pero de la que hablamos largo y tendido en la sesión. Vamos allá.

No podiamos comenzar la sesión sin mentar la extensa obra de Neil Gaiman y parte de la colección de Russell que teníamos en la biblioteca. Evidentemente, The Sandman ocupó una parte importante del inicio, pero también hubo tiempo para obras “menores” como: 1602, Stardust, Coraline…

Cuando llegó la hora de comentar la obra, tardamos un poco en arrancar,. Quizás porque son tantos los aspectos a tratar del cómic y tantas las dudas que te deja que no sabíamos por donde empezar. Hablamos un poco del color, de la ilustración, de la narración circular, del paralelismo con otras obras del autor… Pero nadie se atrevía a soltar ningún bombazo. Hasta que, después de mucho esperar, alguien dijo lo que todos nos estábamos preguntando. El narrador secundario es… Lucifer.

Una teoría buscada/rebuscada por internet que, de repente, hizo que todo encajase a la perfección. Aunque, como todas las teorías tuvo sus defensores y detractores, y estuvimos dándole bastantes vueltas al asunto; al final terminó por gustarnos a la gran mayoría. Y a los que no les gustó, se fueron igualmente con sensación de haber leído una buena historia.