TEXTO E ILUSTRACIÓN DE NOELLE STEVENSON

EDITORIAL ASTIBERRI

Qué difícil es hacer la crítica de una novela gráfica que tiene tantos fans y que ha leído todo el mundo. Pero faltaba yo y Nimona me ha enamorado, así que toca reseñar esta joya de la corona de la novela juvenil. En la biblioteca la recomendamos a partir de los 12 años, pero al final es como los juegos de Borrás, de 9 a 99.

El ARGUMENTO

Nimona quiere trabajar para Ballister Negrocorazón, así que se planta en su guarida y se presenta al villano con toda su insolencia y su peinado punk. Negrocorazón acepta porque resulta que Nimona es metamorfa, una cambiaformas. Y aunque la primera misión es caótica y Nimona resulta ser una muchacha un tanto impetuosa y sanguinaria para la ética del villano (pues la moral del villano es envidiable), ambos congenian y se embarcan en una aventura en un mundo medieval en el que hay magia pero sobre todo ciencia, se habla por skype, se encarga pizza y se ven pelis de zombies mientras se comen palomitas. En Nimona no se cuenta nada nuevo porque la ruptura en la dicotomía del bueno que no es tan bueno y del malo que no es tan malo ya está más que trasegada, pero lo encantador es cómo lo cuenta y, sobre todo, cómo lo finaliza.

LA ILUSTRACIÓN

El dibujo de Stevenson no es virtuoso, pero sí perfecto para un webcomic, donde nació antes de dar el salto a la imprenta. Recuerda un poco a la ilustración de la saga de Leñadoras en la que se embarcó la propia Stevenson o a la animación de Hora de Aventuras, de Star vs Evil Forces y sobre todo, a la de Steven Universe.

En las viñetas no hay un contexto retratado de forma virtuosa pero no importa, porque Stevenson se centra en los personajes principales para transmitir sus sentimientos a través de los gestos de sus rostros y sus posturas corporales. Lo esencial es invisible a los ojos, dice el zorro amigo del Principito en el libro homónimo de Saint- Exùpery. Sin embargo, en Nimona lo esencial es lo visible en unas viñetas desnudas de adornos superfluos. Por eso uno se encariña tanto de Negrocorazón y de Nimona, porque a medida que vamos pasando las páginas ambos personajes se transforman en alguien que conocemos, y es posible que hasta Nimona sea el espejo de una chica o un chico adolescente que esté leyendo la novela. Además, Stevenson trabaja muy bien el color. Aunque las tonalidades del conjunto son bastante claras, concentrando las más oscuras en las escenas de lucha, en las viñetas más estáticas Noelle juega con los colores saturados, utilizando sobre todo el gris, el rojo y el verde menta. Cuando en las analepsis (flashbacks para los que no son xennials como yo) nos presenta el origen de los protagonistas, utiliza el sepia para que sepamos que estamos hablando de un pasado incierto, y las tonalidades más oscuras las suele usar en las escenas de lucha.

EN RESUMIDAS CUENTAS

«PARA TODAS LAS CHICAS MONSTRUO», dice Noelle Stevenson en la dedicatoria general del libro. Porque esta novela gráfica, ganadora de un EISNER, es para todas aquellas jovencitas – y chiquillos- que están en el limbo de la adolescencia, intentando entender su papel en el mundo y comparando sus cuerpos con todas las fotos tramposas que aparecen en internet.

¿Vives en A Coruña? Encuentra tu cómic aquí!